EVOLUCIÓN Y CAMBIOS EN LAS DOP DE CASTILLA Y LEÓN
Articulo2_1.jpg

Desde los últimos 5 años se vienen produciendo una serie de cambios significativos en el sector del vino en Castilla y León, que poco a poco están transformando el relativo inmovilismo de tiempos pasados.

Esta continua evolución, no hace más que dibujar un nuevo panorama vinícola en la Región, y ello se debe fundamentalmente a la imparable demanda exterior de nuestros vinos, al relevo generacional en el sector, al empleo de nuevas técnicas y tecnologías, a las nuevas y potentes inversiones que han permitido y permiten el crecimiento y transformación de bodegas existentes así como la creación de nuevas bodegas. Toda esta evolución lleva consigo la apuesta por la renovación en lo referente a conceptos, técnicas y actitud en cada uno de los aspectos del sector vitivinícola, quedando enmarcada en un tiempo en el que socialmente se está creando una nueva imagen de todo lo asociado al “concepto vino”, convergiendo en la actualidad una suma de muchos factores.

Algunas  anotaciones representativas de los cambios que se vienen produciendo, serían:

 MERCADO Y CRECIMIENTO

 

  • Las exportaciones de vinos con DOP de Castilla y León no hacen más que crecer año tras año, registrando un nuevo record en la última campaña (2017) con una exportación total de 36 millones de litros rompiendo por primera vez la barrera de los 200 millones de euros, lo que supone un incremento del 7 % respecto el año 2016.

  • En el mercado nacional de vinos con DOP, los de Castilla y León siguen mejorando todos los parámetros acercándose año tras año a la Comunidad Autónoma líder, La Rioja.

  • El volumen de ventas total de vinos con DOP de Castilla y León se establece en 92,8 millones de litros, suponiendo un incremento en valor del 11,5  % respecto el 2016.

  • En el año 2017, se autorizaron en Castilla y León la plantación de 490 hectáreas nuevas de viñedo.

NUEVAS BODEGAS

  • Actualmente se produce un incremento continuo en cuanto a la instalación de nuevas bodegas en Castilla y León, distribuyéndose éstas por las diferentes DOP de la Comunidad. Entre las nuevas incorporaciones destaca el establecimiento en Rueda hace poco más de un año, de la Bodega Ramón Bilbao, siendo ésta su primera bodega fuera de La Rioja del Grupo bodeguero. Las cifras que maneja esta nueva bodega no son nada desdeñables, contando con una capacidad productiva de 1.500.000 de litros y 60 hectáreas de viñedos propios.

VIISBILIDAD DEL VINO

  • Se ha producido un incremento de la presencia mediática de las diferentes DOP, especialmente de las potentes DOP Ribera del Duero y Rueda, teniendo cada vez más presencia en redes  sociales, mejorando y aumentando las campañas en medios audiovisuales y asentando vías de promoción alternativas como el festival Sonorama en el caso de Ribera del Duero.

  • El New York Times ha incluido este año a la Ribera del Duero entre los 52 mejores lugares del mundo a los que viajar en 2018 que visitar en 2018.

Dejando atrás estos cambios “evolutivos” se están produciendo de forma paralela otra serie de cambios en las propias DOP de Castilla y León, entre los cuales cabe destacar:

NUEVA DOP EN CASTILLA Y LEÓN

Tras un largo camino recorrido por la “Asociación Vino de Cebreros”, finalmente el 17 de mayo de 2018 se publicó en el BOE la protección nacional transitoria por medio de la cual se puede comercializar en España el vino de esta futura DOP bajo la figura de “DOP Vino de Calidad de Cebreros” hasta que la Comisión Europea apruebe su inscripción como tal en el Registro Comunitario, momento a partir del cual quedará constituida legalmente esta nueva DOP, denominada “Cebreros” y enmarcada en la subcategoría .de “Vinos de Calidad con Indicación Geográfica”.

La DOP Cebreros se localiza en el Sureste de la provincia de Ávila, abarcando 35 términos municipales con una superficie total de aproximadamente 1.660 km2, de la cual se cuenta con 2.500 ha de viñedo, por lo tanto cuenta con un alto potencial productivo, el cual presumiblemente se irá enfocando poco a poco hacia la calidad y al merecido reconocimiento.

Esta nueva DOP está comenzando a dar los primeros pasos intentando involucrar en ella al mayor número posible de viticultores de la zona y bodegas de la zona, buscando el imprescindible apoyo social que requiere una empresa de este tipo. Para ello se ha creado recientemente el “Plan de Dinamización de la DOP Cebreros”, presentado el 24 de abril de 2018, con el respaldo de distintas administraciones involucradas. Hasta ahora se puede decir que el arranque de esta nueva DOP ha mejorado las expectativas iniciales, contando a día de hoy con numerosas bodegas implicadas, esbozos de nuevas bodegas y con un elevado número de viticultores inscritos en el registro de la DOP (alrededor de 200) y la previsible incorporación de un mayor número de cara a esta campaña.

El punto fuerte de la DOP Cebreros son las peculiares características climáticas y orográficas del territorio que comprende la DOP, contando con unos viñedos presentes en una altitud más que considerable y unos suelos eminentemente graníticos. Otro de los aspectos a destacar es la antigüedad media de los viñedos y el predominio de una uva con un marcado carácter local: la Garnacha Tinta, la cual, bajo mi punto de vista tiene aún mucho que decir en el panorama de los vinos de Castilla y León. En cuanto a la variedad principal y en este caso única, de uva blanca, es la Albillo Real la que se lleva todo el protagonismo.

Con todos estos ingredientes, a la DOP Ceberos sólo le queda no parar de trabajar para consolidar esta nueva DOP, impulsar su crecimiento y divulgar y poner en el mercado sus vinos. Vinos que sin duda darán que hablar en el futuro.

MODIFICACIÓN EN LA TERMINOLOGÍA DE UNA DOP YA CONSOLIDADA

“Tierra de León”, es una DOP que actualmente se encuentra  fuertemente consolidada a nivel nacional, la cual cuenta con grandes vinos y poco a poco. El consejo regulador de esta DOP, ha solicitado a la Comisión Europea, el cambio de nombre de la DOP, la cual se pasaría a llamar: “DOP León”, contando ya, con la autorización temporal para realizar dicho cambio en la denominación. Por lo tanto se está a expensas de que el Consejo Regulador de la DOP Tierra de León decida cuando llevar a cabo adoptar la nueva terminología.

Fruto de estas particularidades es la existencia de trece Denominaciones de Origen Protegidas distribuidas por toda la Comunidad, con la reciente incorporación de la DOP Cebreros, que aún está pendiente su aprobación definitiva por la Comisión Europea, pero cuenta con la autorización de la protección nacional transitoria, por la que se podrá comercializar vino en España bajo la figura “DOP Vino de Calidad de Cebreros".

Esto hace que Castilla y León sea la Comunidad Autónoma de España con un mayor número de DOP en materia vitivinícola, seguida de cerca por Cataluña, que cuenta con doce.

Además, a día de hoy, se encuentra en fase de tramitación la que sería la tercera figura de protección amparada como DOP, la cual se denomina "Vinos de Pago" (se aborda en el artículo de DVpCyL "Evolución y cambios significativos en las DOP vínicas de Castilla y León"). En la actualidad esta figura no esta muy extendida a nivel Nacional y su implementación ´supondría la  catalogación de vinos con una fuerte y ambiciosa caracterización.


En el gráfico siguiente se pueden ver todas las figuras de protección y sus correspondientes categorías en vinícolas que existen actualmente en Castilla y León.

VINOS DE PAGO EN CASTILLA Y LEÓN

Tal y como se señala en el Artículo “Castilla y León y el vino. Organización”, la figura de protección DOP, engloba a cuatro categorías diferentes, entre las cuales se encuentra “Vinos de Pago”. A día de hoy, esta categoría no está presente en Castilla y León, existiendo únicamente dos de las cuatro categorías existentes: “Vinos de calidad con Indicación Geográfica” y “Vinos con Denominación de Origen”. Esta situación, en principio, tiene visos de cambiar en los próximos meses con la previsible incorporación de varias bodegas de Castilla y León a esta nueva categoría.

En mi opinión, aún hay mucha confusión y 

Articulo2_2.jpg

desconocimiento respecto a lo que significa e implica el término “Vino de Pago” y por lo tanto en este sentido aún quedaría mucho por hacer.​

Para que una bodega pueda acogerse a la categoría de “Vino de Pago” fundamentalmente deberá cumplir con todos los condicionantes establecidos en la normativa que lo regula, cuestión nada fácil en Castilla y León, y llevar a cabo de forma satisfactoria la tramitación que ello conlleva. Simplificando un poco el término, un Vino de Pago será aquel que se elabore en un territorio específico que cuente con unas condiciones climáticas y edáficas propias y diferenciadoras. Dicho territorio, no podrá abarcar la totalidad de la superficie del término municipal donde se ubique y deberá contar con un nombre  conocido de forma tradicional y estar vinculado al cultivo de viñedo y producción de vino.

Bajo mi punto de vista, dejando a un lado las necesarias exclusividades climáticas y edáficas, el condicionante más importante, y el que realmente otorga un merecido reconocimiento y distinción es el de que un vino de pago debe estar elaborado y embotellado en la propia bodega, siendo necesario que dicha bodega se ubique  en el propio Pago y toda la uva con la que se elaboren los vinos deberá provenir de viñedos situados dentro del Pago. Esta es una cuestión que se da en muchas bodegas de diferentes DOP y que no debería ser rara, pero la realidad indica que no es así y cada vez cuesta más discernir dichas bodegas o vinos.

Volviendo a la implantación de “Vinos de Pago” en Castilla y León, cabe indicar que en la actualidad en Castilla y León hay varias bodegas que han iniciado la tramitación para la obtención del nivel de protección “Vinos de Pago”, siendo las pioneras “Bodegas Abadía Retuerta” y “Bodegas Heredad de Urueña”, siguiendo sus pasos otras, como, “Bodegas Vizar”, que también han iniciado dicho trámite, por lo  que todo es cuestión de tiempo.​

Actualmente, tras la publicación en el BOCYL del 6 de junio de 2018 y 14 de septiembre de 2018 de las resoluciones favorables de la Junta de Castilla y León para la adopción del término tradicional “Vino de Pago” por parte de las Bodegas Abadía Retuerta y Heredad de Urueña respectivamente, sólo queda esperar a que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación lo de traslado a la Comisión Europea para que ésta dé su aprobación definitiva, tras la cual estas bodegas podrán  elaborar y comercializar vinos bajo el amparo de esta nueva figura en Castilla y León.

DOP BIERZO

Hace poco más de un año, la Junta Directiva del Consejo Regulador de la DOP Bierzo, aprobó una nueva normativa de etiquetado, por medio de la cual se realizará una zonificación de la comarca vinícola, con la que se crearán unas unidades geográficas menores, con las cuales se podrá categorizar los vinos de la DOP.

Actualmente, este nuevo sistema de zonificación (y etiquetado) se encuentra en fase de tramitación y para su establecimiento definitivo deberá contar con la aprobación de la Comisión Europea, previa  aprobación del Pliego de Condiciones por parte de ITACYL.

Este nuevo sistema será opcional para las bodegas y totalmente compatible con el actual.

Las categorías que se crearán con la mencionada zonificación, serán 5:

  • Vino de la Región: cualquier vino incluido en los límites geográficos de la DOP.

  • Vino de Villa: toda la uva deberá proceder de un mismo municipio y el rendimiento de la uva será un 20 % menor del máximo fijado por la DOP.

  • Vino de Paraje: toda la uva deberá proceder de un mismo paraje (estos parajes quedarán establecidos en el mapa de parcelario de aptitud, que actualmente se está elaborando) y el rendimiento de la uva será un 25 % menor del máximo fijado por la DOP.

  • Vino de viña clasificada: todas las uvas deberán proceder de una misma parcela o varias colindantes de un mismo paraje. Además el vino deberá haber sido tipificado como vinos de viña durante cinco años y su calidad deberá ser reconocida por el comité de expertos del Consejo Regulador. El rendimiento de la uva será un 30 % menor del máximo fijado por la DOP.

  • Gran vino de viña clasificada: todas las uvas deberán proceder de una misma parcela o varias colindantes de un mismo paraje. Además el vino deberá haber sido tipificado como vinos de viña durante diez años y  su calidad deberá ser reconocida por el comité de expertos del Consejo Regulador. El rendimiento de la uva será un 35 % menor del máximo fijado por la DOP.

Analizando dicho sistema, básicamente lo que se hace es establecer en todo el territorio de la DOP, tres tipos de unidades geográficas de diferente entidad, las cuales serían: municipios, Parajes y Parcelas y poner unas serie de restricciones en cada una de ellas.

Lo indiscutible de este nuevo sistema es su carácter novedoso, lo cual puede tener grandes ventajas de cara al consumidor, como por ejemplo garantizar el origen de la uva y el poner en valor la calidad de la uva propia de cada zona de producción. Como principal desventaja veo la excesiva desfragmentación del territorio al establecer unidades territoriales de tan pequeña entidad (a priori) como son parcelas, y la consecuente confusión al consumidor en general, lo que se puede paliar con una buena estrategia de comunicación e información simple y detallada.

Octubre, 2018