LOS PECULIARES 

Como la cosa trata de ir despertando la curiosidad y descubriendo nuevos prismas del mundo del vino, esta vez mostramos tres vinos totalmente diferentes entre ellos, que poseen una calidad y unas particularidades que los hacen auténticos, y que sin ninguna duda merecen la pena ser probados o al menos conocer un poco de ellos a través de DVpCyL.

TRrasila_Rec
PUNZANTE

TÁRSILA. PETIT VERDOT 2018. IGP Vinos de la Tierra de Castilla y León. Con Társila nos encontramos ante un vino rosado bastante radical, muy diferente al típico clarete (o rosado) de la zona de Cigales, que puede ser el más 

representativo de este tipo de vinos en Castilla y León, aunque la riqueza y variedad de este tipo de vinos es enorme.

Társila, es un vino rosado elaborado al 100% con la variedad Petit verdot, algo del todo inusual en rosados, y posee una graduación alcohólica de 14,5% (otro plus de inusualidad). Presenta una acidez aguda muy peculiar, fresca, que unido a la elevada graduación, hace que a cada sorbo de vino se experimente una sensación punzante-refrescante bastante agradable.

Estoy seguro de que éste sería un vino desconcertante en una cata a ciegas, de hecho, atendiendo a su carácter es de los pocos vinos en los que la descripción de su etiqueta coincide con lo apreciado al probar el vino: "Una montaña rusa de sensaciones dispares, que unidas, dan un vino único y excepcional".

PICO LUNAR. ÁNFORA 2018IGP Vinos de la Tierra de Castilla y León. En un intento por experimentar y rescatar un procedimiento que se ha venido empleando desde la antigüedad hasta hace relativamente poco 

Pico Lunar rec
TERRÓFILO

(S.XX), en los últimos años algunas bodegas a nivel nacional han retomado la tendencia de la vinificación en barro.

En Castilla y León esta tendencia está despertando poco a poco, siendo aún muy minoritaria. No obstante, la bodega Vinos Malaparte ha creado “Pico Lunar. Ánfora”, un magnífico ejemplo del empleo del barro para la elaboración de vino. En este caso, el vino lo fermentan en barricas abiertas y posteriormente lo someten a una crianza de 5 meses en ánforas de barro de 160 litros de capacidad y forma de huevo. El resultado es un vino con unos matices minerales que sorprenden, distintos a los que se pueden apreciar en un vino joven y muy distantes de los que se pueden encontrar en un vino con un mayor o menor envejecimiento en roble (abstenerse todos aquellos fanáticos buscadores de madera en vino).

Pavinia Rec
CARNOSO

PAGO LA PAVINA 2016. IGP Vinos de la Tierra de Castilla y LeónBodegas Alta Pavina queda situada en el término municipal de La Parrilla (Valladolid), el cual queda enclavado en un páramo cercano al Duero que llega

hasta los 900 metros de altitud.

La bodega cuenta con un viñedo mayoritario de Cabernet sauvignon y Pinot noir, variedades que se alejan de las típicas Castellanas. Teniendo en cuenta que se encuentra próxima a la la zona cero de la Ribera del Duero y que esto no es Napa Valley, se puede catalogar este hecho como todo un atrevimiento.

Fruto de estos viñedos surge “Pago La Pavina”, un vino que posee un 20% de Cabernet sauvignon, y que cede el resto de protagonismo a la Tempranillo. Con esta composición y tras un envejecimiento durante 14 meses en barricas de roble, resulta un vino digno de probar para recrearse en la Cabernet sauvignon, cosa que no es nada fácil ya que no es usual encontrar en Castilla y León vinos con una presencia de esta variedad de uva superior al 5 %.

Enero, 2020