EL DORADO DE CASTILLA
VINO GENEROSO EN CASTILLA Y LEÓN
Dorado_23.jpg

Es probable que antes de leer estas líneas desconocieras que actualmente en Castilla y León se elabora en muy baja producción lo que actualmente es conocido como “Vino Generoso”. Tan sólo una de las trece D.O.P. existentes en Castilla y León, ampara este tipo de vinos: Rueda; aunque fuera de las D.O.P. también existen un pequeño número de Bodegas que lo elaboran.

 

Antes de entrar en materia, en primer lugar hay que destacar la complejidad que engloba a todo lo concerniente a los vinos generosos. Complejidad que en primer lugar viene dada por la variada y abundante denominación (oficial y coloquial) de los diferentes tipos, lo cual lleva a confusión. Y en segundo lugar, por la difícil ecuación de sabores, alejados de los estándares de blancos, tintos o rosados, a la cual hay que ir entrando y probando poco a poco. A todo esto hay que sumar que los matices se confunden a menudo entre los diferentes tipos, variando mucho según que Bodegas lo elaboren; por lo que a veces lo mejor es olvidarse de estas clasificaciones. El precio tampoco acaba de ayudar, ya que para acceder a vinos de una calidad media, hay que hacer un desembolso mayor que en el caso de tintos o blancos.

Este tipo de vinos quedan casi monopolizados por el Marco de Jerez, que engloba a dos Denominaciones de Origen Protegidas: “Jerez-Xérès-Sherry” y “Manzanilla - Sanlúcar de Barrameda”, reguladas ambas por un único Consejo Regulador. En cuanto a la denominación a nivel global, impera la marcada por el Marco de Jerez, que se pueden resumir en Manzanilla, Fino, Amontillado, Oloroso, Palo Cortado.

Si nos salimos del Marco de Jerez, la cosa ya se complica, ya que la forma de llamar a estos vinos son localismos con muchas variantes. Concretamente en Castilla y León se han usado diversos nombres a lo largo de los años, pero ninguno de ellos se ha usado de forma generalista y concluyente, siendo los términos empleados una mezcla entre los tradicionales históricos y los más actuales; entre ellos cabe destacar los siguientes: vino de Serrada, añejo, añejado, amontillado, rancio, dorado, oloroso, generoso o vino oxidativo.

Centrándonos en Castilla y León y en la única D.O.P. que los ampara, que como hemos citado anteriormente es Rueda, cabe destacar que su Consejo Regulador recoge dos tipos diferentes de esta clase de vinos (que realmente son vino Licor) cada uno con unos matices y características diferentes. A estos dos tipos actualmente se les denomina como: DORADO y PÁLIDO. El número de Bodegas que lo elaboran se podría decir que es casi testimonial, ya que en el primer caso son tres, y en el caso del PÁLIDO únicamente una. A continuación se enumeran cada uno de ellos.

 

HIJOS DE ALBERTO GUTIÉRREZ

Esta Bodega familiar de Serrada (Valladolid), situada en una antigua casa de labranza fundada por los Dominicos en 1657, representa el kilómetro 0 de los vinos generosos de Castilla y León, salvaguardando en la actualidad métodos y técnicas de elaboración que se remontan varios siglos atrás. Todo ello se traduce en el vino “DE ALBERTO DORADO”; un sorprendente monovarietal Verdejo que realiza la crianza oxidativa en Damajuanas de cristal (16 litros) acabando su envejecimiento en botas de roble siguiendo el método de soleras.

Recientemente, en febrero de 2021, ha sacado al mercado el primer vino PÁLIDO de la D.O.P. Rueda: “DE ALBERTO PÁLIDO”, convirtiéndose en la primera Bodega de Castilla y León, y actualmente la única, en elaborarlo. En este caso es un vino más complejo a nivel gustativo y olfativo que el DORADO, con una mayor presencia de toques salinos, donde se deja notar su crianza biológica bajo velo de flor y una mayor permanencia en barricas de roble (al menos tres años).

CUATRO RAYAS

Una de las Bodegas por antonomasia de Rueda y precursora de los vinos generosos en Castilla y León. Mantiene a día de hoy la elaboración del vino “61 DORADO”. Heredero del primer vino que elaboró la Bodega desde su añada fundacional, la del 1938, y a su vez, del primer vino comercializado con marca comercial, ya en 1950, bajo el nombre de “Fino 61”. El “61 DORADO” se elabora con uvas de la variedad Verdejo y Palomino Fino, mediante el sistema tradicional, alcanzando una graduación alcohólica de 15,5º.

Esta Bodega tiene una segunda elaboración, el hermano mayor de “61 DORADO”, “61 DORADO EN RAMA”. Se trata de un vino más purista en cuanto a su elaboración y obtención de matices, que se acerca mucho a los vinos envejecidos de Jerez (a un Oloroso o Palo Cortado). Como peculiaridad cabe destacar que la reposición del vino en las botas (tras las sacas) se realiza con vino previamente madurando en depósitos de hormigón.

Amontillado CARRASVIÑAS.jpg

FÉLIX LORENZO CACHAZO

Se trata de una Bodega histórica, de  gestión familiar y una de las Bodegas fundadoras de la D.O.P. Rueda. Elabora “CARRASVIÑAS DORADO”. Excelente vino Dorado, con una graduación de 15 º, realizado con uvas de la variedad Verdejo y Palomino fino. Se aleja de sabores que se puedan tener predefinidos en el paladar, con un agradable y peculiar pequeño matiz a cereal.

Este vino lo fermentan en depósitos de acero y posteriormente es pasado a Damajuanas de cristal de 16 litros durante aproximadamente 24 meses, donde realizará la crianza oxidativa y biológica bajo velo de flor. Para finalizar, realizan un envejecimiento en barricas de roble durante al menos 2 años.

A pesar del escasísimo número de Bodegas, resulta llamativo que a nivel organoléptico cada uno de los vinos es muy diferente, estando a la altura de vinos de calidad y prestigio del Marco de Jerez.

Como se ha comentado anteriormente, fuera de la D.O.P. Rueda, hay alguna que otra Bodega que elabora vinos Generosos. Entre ellas, un vino a destacar sería el que crean en Vinos Malaparte: “Malaparte OX”. Vino muy sorprendente, profundo y con fuerte personalidad. Realmente es capaz de jugar cara a cara con los mejores Olorosos.

Los vinos Generosos, son sin duda vinos históricos en Castilla y León y por ende en España, cuyo centro neurálgico era la zona de Serrada, La Seca, Pozaldez, Rueda y Medina del Campo, que era donde se centraba su producción y desde ahí posteriormente eran distribuidos y comercializados por el resto del territorio nacional. Hay registros históricos de su elaboración y consumo al menos desde el S. XV. 

En las últimas décadas del S.XX, a partir de la potente irrupción de los vinos “de calidad” embotellados y concretamente de la uva verdejo en la zona de Rueda, seguida de una masiva producción progresiva de vino blanco, su consumo pasó a ser minoritario y casi extinto en la actualidad, limitándose en la mayoría de los casos al aspecto culinario. 

Estas bodegas que actualmente elaboran vino Generoso, se pueden considerar perpetuadoras de la tradición y cultura vitivinícola de Castilla y León, cumpliendo un importante y admirable papel cultural y etnográfico, que me temo, pasa inadvertido tanto para los consumidores de vino como para las diferentes administraciones.

Mayo 2021