DELIBROS. LA FILOSOFÍA DEL VINO
Presentacióndef2.jpg

 

Belam Hamvas (Presov, 1897- Budapest, 1968) fue un escritor, filósofo y crítico social que defendió el arte abstracto frente al realismo a lo largo de su vida y su carrera. Todo ello, en una época y en un país, que hace que hoy en día nos resulte difícil su contextualización

TÍTULO: La filosofía del vino

AUTOR: Belá Hamvas

EDITORIAL: Acantilado

“La filosofía del vino” es un libro que versa en torno al vino pero desde un prisma totalmente desconcertante. A veces con aires filosóficos, otras veces con toques surrealistas y siempre desde un punto de vista muy personal del autor.

Se aleja radicalmente de cualquier texto esperable entorno al vino, resultando un libro catalogable como extraño. Eso sí;  tras su lectura no dudarás en catalogarle como obra sublime y necesaria, sobre todo en estos tiempos tan obtusos y refinados.

PRIMERA EDICIÓN: Octubre 2014

El estilo de Belam te transporta a otra época; sin maquillajes y con percepciones muy distintas a las actuales. Con su lectura os aseguro que las ganas de beber vino se os  acrecentaran, interiormente exhalaréis un “Guauuu” y acto seguido sentiréis una rara necesidad de haceros con una o dos botellas de vino Húngaro.

Personalmente considero que extrayendo frases aisladas se puede dar una percepción o idea general de un libro, pero en este caso ésto se vuelve fundamental para comprobar lo extraordinario, irreverente y surrealista de esta obra. Pasen y lean:

  • El vino eleva al hombre por encima del mundo trastornado y confuso y lo devuelve al orden de la edad de oro.

  •  De este modo he expresado la idea básica de la filosofía del vino. ¿Qué es el vino? Una mascara hierática. Algo hay detrás de ella. Alguien que posee un número ilimitado de máscaras, que vive al mismo tiempo tras la máscara de Mercurio, del oro, de la nota fa y del color rojo y que es en el mismo instante un libro, una conversación, una risa de mujer, unas gafas y un pato asado.

  • El vino nos devuelve la vida originaria, el paraíso, y nos muestra dónde nos encontraremos en la última celebración universal.

  • Supongo que todo el mundo sabe que el vino se hace a partir de la vid. Y la vid es una planta. Las plantas son las criaturas mas maravillosas del mundo. Dice Virginia Wolf que prefiere los hombres a las plantas. Puesto ante esta disyuntiva , yo no sería capaz de responder tan rápido. 

  • Cada vino es individual. En cada vino (variedad, cosecha, denominación, tierra, edad) vive un genio irrepetible e inimitable. Ese genio es la materialización del aceite. Su máscara.

  • El vino es una bebida espiritual que contiene aceites.

  • La base más sencilla para beber vino es el tocino ahumado con pan y pimiento verde. 

  • Hay una sola ley para beber: en cualquier momento, en cualquier lugar, de cualquier manera.

  • Si estás en casa, pon siempre un mantel en la mesa. El bárbaro, el pobre desgraciado, deja la copa sobre un hule, pero no porque no pueda encontrar un retal de tela, sino porque carece  de corazón para beber.

  • El agua es el elemento ancestral. Primero el agua se convierte en vino; después el vino se convierte en sangre. El agua es la materia; el vino, el alma; la sangre, el espíritu. La materia se transforma en alma, el alma en espíritu, ésa es la doble transubstanciación que hemos de experimentar en la tierra.

  • Vuelvo a repetirlo: ¡Bebed vino! Entonces sentiréis deseos de besar, de ocuparos de las flores, de cultivar la amistad, de dormir bien y profundamente, de reír, de leer poesía en vez de periódicos por la mañana.

  • Toda alma nace intacta y no puede perder su salud. Sed inteligentes y recuperadla. El remedio se encuentra en cualquier sitio. ¡Bebed! Lo que os ofrezco es el aceite de la pureza, el aceite de la ebriedad. Bebed, que el vino se encarga del resto.

.

Abril, 2021